‘La innovación es el motor de la economía’

Carlos eduardo Gutierrez

Bernardo Hernández, vicepresidente de producto de Yahoo y CEO de Flickr, cuenta cómo, en el mediano plazo, se consolidarán las grandes multinacionales digitales.

Muchos son los que hablan de innovación, de cambiar el mundo con un clic y de hacer dinero en corto tiempo, cuando hace unos años, contados 20, 40 o 60, se necesitaba más que una sola idea y la bondad de la internet. Pocos son los que pueden hablar con propiedad de la era tecnológica y su revolución. De los cambios sociales y culturales que impactaron el mundo.

Uno de ellos es Bernardo Hernández, director mundial de productos emergentes de Google entre 2005 y 2013, y ahora, en una de las posiciones más sólidas de la estrategia global de las empresas digitales, lidera como vicepresidente de producto de Yahoo y CEO de Flickr, dos gigantes del negocio. Viene a Colombia, invitado por foros El Espectador, para contar por qué la industria lo considera el cerebro motor de la innovación. Estas son algunas de sus consideraciones.
¿Ser innovador es lo mismo que ser emprendedor?

No. Ser emprendedor requiere además una capacidad de ponerle valor a la innovación tecnológica que hayas desarrollado para convertirla en un modelo de negocio sostenible. Todos los emprendedores necesitan alguna ventaja competitiva, por lo tanto, necesitan algún tipo de innovación. Así que no es una condición necesaria. Pero todos los innovadores necesitan ser emprendedores para poder poner en valor cualquier profesión.
En Colombia se critica el emprendimiento. La CAF reveló un estudio que dice que no es de alto impacto. ¿Cómo cambiar ese escenario?

He leído también algunos artículos con respecto a eso. Creo que no es cierto. Si se miran otros estudios se analiza que cuando aparece una idea lo suficientemente atractiva, una de esas nuevas empresas son altos generadores de empleo. Lo que pasa es que la mayoría de las nuevas empresas fracasan. Sólo un porcentaje muy pequeño acaba teniendo éxito y generando empleo. Pero muchas de ellas generan empleo. Pero pienso que ese análisis corresponde al conjunto completo de la economía y no al grupo del emprendimiento.

Hace tres décadas las empresas más importantes del mundo eran las petroleras. Hoy las mejor ranqueadas son las de tecnología. ¿Son entonces el soporte de la economía mundial en el presente y lo será en el futuro?
Sin ninguna duda. Eso pone de manifiesto cuáles serán los métodos elementales de la economía. Hace 30 o 40 años el mundo se movía por los hidrocarburos. Hoy lo que vemos es que el motor de las economías es la innovación y eso permite unos aumentos en productividad enormes, le permiten a la gente estar conectada de una manera más eficiente y el comercio puede ser más fluido e intenso. Las tecnologías, las empresas tecnológicas, se han convertido en la columna vertebral de las economías actuales.
Todo el mundo habla de la revolución tecnológica. ¿Cómo la define?

La renombro como la revolución digital. Cuando tuvimos la revolución industrial, pues esa en sí fue una revolución tecnológica. La que tenemos hoy, y somos parte, es la digital, es la capacidad de transformar la información para que sea procesada, transportada, presentada y consumida. Algo que no se había hecho nunca en la historia.
A Facebook lo critican porque se dice que dejó de ser innovador. Que no cautiva. ¿Cuál es su opinión de la considerada primera red social de impacto global?

Ellos supieron innovar de una manera radical hace tan sólo 8 años. No hay que perder esa perspectiva. Es un temprano horizonte. Subieron muy rápido. Y cuando tienes más de 1.000 millones de usuarios de probablemente toda la gente que debería estar en Facebook, de los 5.000 millones de personas que deberían estar conectadas a internet, pues tiene sentido que ellos tengan esa enorme porción. Todo el universo poblacional al que ellos querían tener acceso, pues ya lo tienen. Está estabilizando un crecimiento, están afrontando desafíos como la monetización, que es muy difícil en la sostenibilidad del negocio, y creo que vamos a ver cosas nuevas en Facebook. Lo bueno del entorno en el que se mueve la marca y el resto de sus competidoras similares es que el entorno es tremendamente creativo, hace 10 años ni Facebook, ni Twitter, ni Youtube existían, hoy son de las mayores empresas del mundo. Y en los próximos años vamos a ver la capacidad de creación de la nada, de fenómenos empresariales enormes con capacidad de convertirse en grandes multinacionales. Esa será la tónica dominante de la revolución digital.
Estas empresas han sido exitosas en muy poco tiempo. ¿Qué tan sostenibles son como negocio?

Tienes que saber crear un modelo sostenible. Hay gente que crea cosas de enorme valor para el consumidor, pero no logran crear ese modelo de negocio sostenible. Google lo sabe hacer perfectamente. Crea un motor de búsqueda con tremendo valor, pero también creó a la par el negocio de la publicidad muy efectivo con unos márgenes enormes y una cuota de mercado igual de grande. Es para mí la empresa de e-media más grande del mundo y lo ha sabido hacer y complementar. Ofrece para los usuarios y para los anunciantes. Es un modelo de negocio robusto y sostenible. Es el ejemplo perfecto de cómo debe desarrollarse este tipo de iniciativas. No es sólo pensar en el proyecto, es crear un modelo con valor.
En el mapa tecnológico, ¿en dónde queda Latinoamérica y Colombia?

Latinoamérica tiene tres cosas que la posicionan de una forma única en esta etapa de la revolución digital. Una es el talento. La gente tiene mucha motivación y se está exponiendo en el exterior para que tenga un buen intercambio tecnológico con el mundo. Dos, cuenta con estabilidad geopolítica. Han logrado desarrollar fundamentales sólidos para que disminuyera todo tipo de riesgo. Y la tercera es la relación adecuada que tienen con Estados Unidos y Europa, porque su comercio es más fluido. Si comparamos a esa región con otras emergentes de África o Asia, ustedes tienen mayor potencial, son más interesantes. Si lo saben aprovechar, podrán tener un catalizador de su propio crecimiento y el del triángulo con EE.UU. y Europa. Eso lo tiene Colombia, Chile y Brasil.
Háblenos de su actual posición, de su cargo como VP de Yahoo y CEO de Flickr. ¿Qué encontró y hacia dónde va?

El objetivo fundamental es crear productos suficientemente competitivos como para atraer un tráfico que pueda monetizarse y que se pueda convertir en un modelo de negocio sostenible. Yahoo y Flickr son exponentes extraordinarios que tuvieron éxito en el pasado y mi responsabilidad es que vuelvan a estar arriba. El mundo ha cambiado mucho en los últimos 10 años y entender qué es capaz de dar la tecnología al público de hoy es mi responsabilidad. Tengo mucha suerte de tener dos marcas que te crean una facilidad en cuanto al acceso a los usuarios, que de otra forma sería más difícil.
¿Cuál es el modelo de negocio de Yahoo?

El objetivo es ayudar a sus usuarios con lo que nosotros llamamos los hábitos diarios. El consumo de las noticias, el tiempo, el correo electrónico, el videoclip, esos hábitos en los que se invierte mucho tiempo, nuestra tarea es aglutinarlos en un único punto y hacerlo fácil para los usuarios a la hora del consumo. Eso es lo que hacemos hace 18 años y lo que Marissa Mayer está intentando recuperar aplicando la mejor tecnología que podamos construir para desarrollar productos competitivos que generen tráfico, el cual luego se monetiza con publicidad. Yahoo es un display enorme de anuncios porque atrapa la atención de cientos de millones de personas en todo el mundo, se convierte en un espacio atractivo para anunciantes que tienen avisos en sus campañas.
El negocio de los medios de comunicación cambió. Primero los impresos y luego llegó internet, que lo modificó todo. Parecía que estaba escrito y ahora la revolución es esa misma internet que se da por un vehículo: los teléfonos móviles. ¿Qué sigue? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cuál es el futuro?

Aún les queda mucho camino a los teléfonos móviles. Ya se producen más de ellos que computadores de mesa. El tráfico de datos a través de móviles ya superó las líneas fijas. Es una realidad. Pero creo que no se ha encontrado cuál es el modelo ideal de los negocios en internet. Todas las empresas les siguen dedicando presupuestos mayores a los desarrollos móviles. Todavía tenemos que entender cuál es la manera en la que realmente podemos llegar a los usuarios a través de móviles y luego entender cómo esos distintos dispositivos se complementan entre ellos. El iPad tiene usos distintos al teléfono, y este al pc y ese al televisor. Complementar esos cuatro y los que puedan venir es el gran reto. Creo que esa revolución digital nos va a permitir mayor conexión. Pasamos muchas horas del día en el carro y ese debería esta también conectado. O la domótica para las casas. Los años que vienen serán para conectarnos.
¿Cómo fue ese salto del mundo de las finanzas al tecnológico? ¿Un banquero con ganas de emprender?

Siempre tuve ganas de emprender, mi gran habilidad era la de crear algo desde cero. Ese es uno de los enormes placeres que puede tener la vida. Y lo viví a los 29 años, cuando dejé mi trabajo en la banca. El catalizador de aquel cambió fue la revolución tecnológica del año 99, donde en todas partes se creaban empresas. La explosión. Aparecían cosas por todas partes. Me contagié. Dejé la carrera que había construido hasta aquel instante y me fui a emprender.
En Colombia la educación es costosa y la población con bajos ingresos es alta. ¿Cómo fomentar el emprendimiento en ese escenario?

El emprendimiento necesita, sobre todo, necesidad. Tanto por parte de lo usuarios potenciales como por parte del emprendedor. Uno de los mayores ejemplos es la gente que emprende porque no tiene cómo sobrevivir. La innovación y la creatividad tienen un caldo de cultivo en los entornos de carestía. Es necesario en un mundo tan global y competitivo estar preparado para todo. Pienso que si combinas esa enorme motivación de salir adelante con el talento que ya existe en países como Colombia, saldrán desarrollos importantes. Y no todo tiene que ser tan grande como Yahoo o Youtube, el tejido emprendedor puede tener muchas capas, dimensiones con éxito que ayuden en conjunto a la macroeconomía en general. El hecho de que la educación sea costoso en muchos casos no es un agravante sino un motivador.
ebohorquez@elespectador.com

@EdwinBohorquezA

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Carlos Eduardo Gutierrez Villegas, DNE_, Factoring, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s