México, La desaceleración ‘apaga’ a la industria

Fábrica Mexicana - Carlos Eduardo Gutierrez Villegas

Fábrica Mexicana – Carlos Eduardo Gutierrez Villegas

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — El porcentaje de la capacidad instalada de la planta en el sector industrial en México se ubica en un promedio del 79% hasta el mes de julio, su menor proporción en lo que va del año. Esta cifra implicó una baja de 2.2 puntos porcentuales respecto al mismo nivel que se tenía el año pasado, que era de 81.2%, revelaron datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El menor ritmo de actividad económica a nivel local y el débil desempeño de las naciones más desarrolladas provocaron una baja tanto en la demanda interna como en la externa, lo cual desencadenó un desaprovechamiento de la planta productiva.

Clemente Ruiz Durán, coordinador del posgrado de Economía de la UNAM, explicó que la reducción de la utilización de la planta productiva, se explica por factores internos y externos.

“Hay factores a nivel doméstico como el subejercicio del gasto, la desaceleración de la actividad económica, el bajo consumo y la recesión del sector construcción. Por otra parte en el sector externo se encuentra el menor crecimiento de la economía de China, Europa se encuentra en nulo crecimiento y Estados Unidos no termina de dar señales de un despegue de su economía, todo eso frena la demanda local de productos industriales y por ello la baja utilización de la planta productiva”.

Por ramas de la actividad, destacan los bajos niveles en la fabricación alimentaria con 76.3%, los insumos textiles que se ubican en 77.1%, los productos derivados del petróleo con 78%, la industria química con 73.3%, productos metálicos con 73.2%, fabricación de maquinaria y equipo con 77.2%, entre otros

Ruiz Durán destacó que la subutilización de la planta productiva genera un daño en la economía que se traduce en desempleo, menor ingreso de las familias y mayor informalidad.

“Las personas están gastando menos y el bajo crecimiento de la demanda proveniente del exterior provoca una menor producción de bienes, el primer efecto al bajar la utilización de la planta productiva es que no se aprovechan las economías de escala y los costos se elevan, entonces hay mayor desempleo y a su vez esas personas recurren a la informalidad, baja la productividad de la mano de obra y a su vez se deteriora más el consumo por los bajos ingresos, por lo que no hay incentivos a la inversión”, lamentó el docente.

Ruíz Durán puntualizó que se necesita un gasto programado y detallado del Gobierno; crecer de manera sostenida y a largo plazo para generar los empleos que requiere el país utilizando los recursos disponibles, además de aumentar la inversión productiva, pues de lo contrario la tendencia negativa podría continuar.

El porcentaje de utilización de la planta arrancó el año en una proporción de 81%, pero gradualmente empezó a perder fuerza hasta tocar en julio su menor nivel. Las estadísticas disponibles en el INEGI aún no contemplan los efectos que pudieran tener las tormentas que golpearon las costas mexicanas en septiembre, así como un posible efecto por la parálisis en el Gobierno de Estados Unidos.

Por su parte, Pedro Venegas, director de la firma Succes Desarrollo Organizacional, destacó que esperan que la planta utilizada pueda retomar su tendencia al igual que la economía y superar el momento coyuntural.

“Para lo que resta del año se espera que el Gobierno pueda soltar el gasto, de esta manera se va a contribuir a una mayor inversión, por parte de la población se tendrá mayor empleo y consumo, lo que generará una mayor demanda y con ello la planta utilizada podría retomar niveles superiores al 80%”.

Añadió que con el acuerdo al que llegó el Congreso de EU de elevar el límite de endeudamiento se espera que la demanda externa tenga un incentivo, “sobre todo aquellas ramas vinculadas con la producción industrial, manufacturera y maquiladora que se orienta al mercado de Estados Unidos”.

Comentó que a pesar de la baja que hay en la planta utilizada, no se encuentra en los niveles que llegó a estar en la crisis global hace algunos años,  y una vez que la economía retome su ritmo podría superar esta baja.

“Cuando la economía tiene señales de una desaceleración, la planta productiva tiene una menor utilización, pero en cuanto hay signos de recuperación retoma su nivel, en ese sentido esperamos un mejor cierre de año. Tal vez septiembre fue el punto de inflexión para este indicador y a partir de ese momento podría iniciar nuevamente una recuperación, tanto por la parte interna así como la externa, estimamos un crecimiento del PIB de 1.4% para este año y 3.6% para el siguiente”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Carlos Eduardo Gutierrez Villegas, Factoring, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s